Es clave invocar esa palabra genuina 
para desentender esta realidad

Comentarios