sábado, 3 de junio de 2017

Otras épocas en esta época

La tarde vino a pasear su fe efímera por mi horizonte
vino a vestirse de otra época, pensé en un puerto
un puerto abandonado por la experiencia
abundado por la niebla espesa casi eterna

Viajé sin querer entonces, huí con deseo de repetirme
todo el instante, camuflé cada palabra que me dictaban
las voces de tus voces que se pierden con el pasar
de los autos

inocente joven del frío lejano, espere sentado mientras
avanzaba y coleccionaba cuadras, me senté en el banco
solitario de aquella plaza mental, espere en versos
que la monotonía pasara por mis espejos, me acorde
con un suspiro de ti, de tu piel ajena de mis manos
que quieren todo lo brusco y tierno de mis momentos
para con los tuyos

me abrigué en las pocas nostalgias que se divisan
ahí por entre las calles más secretas de mi espalda
y en el rumor de cada misterio que pasé a escuchar
concluí que nada tiene un sola respuesta si se escribe
todo con una sola mano.

Me callé y restringí el detalle que escogieron mis ojos
las manos en los bolsillos como si nada pasara
desprecie el presente, todo vuelve a verme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario