Mi casa es un desierto junto al bosque, tengo sed y me pierdo en tus arboles
tu arena ya no es suave como la piel del suelo, quiero respirar igual que
los animales, tener memoria en la nariz, todo vuela se escapa y huye
la verdad que no parece ser verdad espanta al mismo miedo de tenerlo
todos sumisos a esconder y retener evitando la posibilidad, respetando
mucho la ética, me duele hoy lo que entregue ayer, siempre al entregar
nos desarmamos, se va parte de nosotros, se pierde en el patio que nadie
quiere y todos evitan, hoy duele el pensar, nostalgias hasta del futuro
oscurecen mi mente, ya no soy tan fuerte y nunca lo he sido.

Comentarios