Lo que veo lo mezclo con lo que siento

Siempre espero descalzo bajo las piedras
algo que me incomode la rutina de mis días
algún sentimiento que me destruya la ética

El sol se aburre de mirar todas las rutas
que dibuja mi cansancio y mis penas
entonces la vereda cambia y yo no,
sigo igual  que siempre insatisfecho
pretendiendo felicidad infinita
pero nada de eso
en practica pongo la duda
pensando en el suelo que
veo mientras camino distraído

Mi amar es lento, tan lento
como la conversación de tres ancianas
afuera de una casa, tranquilas en la sombra,
esperan algún vértigo que les sorprenda

sigo avanzando y veo mi infancia en
la cancha arruinada por el paso del
tiempo y por el descuido del alcalde
veo a niños borrachos de diversión
sin competencia en sus ojos, casi volando

Me queda solo la calle donde vivo
sus mejillas llenas de autos
las sombras crecen junto a la tarde
las casas se miran, ya no están los niños
que mostraban sus regalos en navidad
solo esta mi vecina Doris esperando ser
acariciada por algún intento de humano
sonriente se ve su paciencia bajo la sombra
por suerte es la misma sombra que hoy protege
 mi cansancio, mi rutina, mi entusiasmo
por descansar.

Comentarios