viernes, 23 de diciembre de 2016

Eduardo aprende a tensar la tristeza
densa capacidad de fríos que derriten
cualquier sentimiento inhabitable

Suele suceder que ni el silencio hable
pero estas aprendiendo a evitar los nudos
del todo y de la nada

Mantén la seda lineal, que el corazón
se extienda y entienda que por mucha
sangre que expulse la mente es
y será siempre lo que nos conduce

Espantoso invierno crudo y cruel
meses de ceguera
días de tortura
horas de ácidos

El tiempo un invento más
dentro de mi mochila
la realidad es falsa
como lo que ocurre
después de mi

Sana heridas inexistentes Eduardo
volverán a ocurrir y las volverás
a escribir sintiendo el agua clara
color fuego dentro de ti

No eres feliz ni sufres
no eres día ni noche
no eres vida ni muerte
no eres Dios ni Diablo
no eres tu y ni nadie

estas quieto como la vida
que no respira
eres un sueño que no camina
duerme, nunca nada existió

No hay comentarios:

Publicar un comentario