jueves, 24 de noviembre de 2016

Son rios que sonrío

La mente escapa y ocurre
al mismo tiempo que yo
sonrío en el presente
finjo y escondo
este vació que traigo
entonces me refugio
en el pasado como
una anécdota
como moraleja,
lo encuentro en verbos
que ocurrieron
que existen hoy
en mi corazón
como calles abandonadas,
pero están ahí sin pedir
permiso de ser.

Aturdido incompetente tácito
me descoordino de la razón
busco llenar los vasos
los cuadernos, el placer
entonces vuelve la costumbre
en forma de error, siempre.

Tropiezo, creo en axiomas
niego las montañas
veo a través de ellas
intento avanzar
tratar de alcanzar
un futuro cuerdo
sonrío por dentro
todo es ironía constante





sonríe solo, no importa
nadie te verá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario