sábado, 5 de noviembre de 2016

Pensar,recordar,caer.

Y de nuevo estoy acá enredado en estos días
que pasan lentos como inviernos tristes
solo hay que conformarse
con el sonido que dejo la tarde
con las ganas del té después de comer
con el viejo árbol del pasaje

El recuerdo es único y permanece
diferente en el tiempo que se nos escurre,
algún día voy a alcanzar esa luna
en fuego que se esconde rápida
detrás de un horizonte egoísta.

Pasa la vida quieta frente a nuestra espalda
y los recuerdos no se moverán con nada
ni con el frío huracán de una muerte
ni con el mas duro metal de la soledad.

Me acostaré en el otoño y despertaré un domingo
y si todo vuelve tropezar, cambiaremos las rocas
de lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario