martes, 1 de noviembre de 2016

Ciudad,¿ Una verdad o un anhelo?

¿Que haríamos sin una ciudad
 bajo nuestros pies?
¿sobre nuestros pensamientos?
que pasaría si el tiempo que nos
sostiene se derrumba con la ciudad,
no seríamos más que espíritus
inventos en el aire, bacterias.

proyectamos lo material
pero la ciudad nos otorga
lo intangible
soporta la historia
aguanta la nostalgia
el amor, el desamor
el frío que nos quema
los laberintos mentales
nos acoge, nos aleja
nos desprecia, la despreciamos.

Si no fuéramos egoístas
los edificios se desnudarían
en el primer piso,
compartirían el sol
                      la sombra
                      la lluvia
existirían esquinas
entre medianeros
no habrían aberraciones
repetidas por todos lados
no se apuñalaría la historia
y no me refiero a los arquitectos
me refiero a todas las mentes
que caminan con o sin motivos
que ocupan de alguna manera
la ciudad como un desahogo
como un paso obligado
como un suicidio breve.

Pero que más da, debemos
dejar que la ciudad respire imperfecta
ella quiere estar así y nosotros la dejamos
sin todos sus defectos no sería ciudad
no seríamos ciudad.

No debemos esperar más de ella
sino que ella espere más de nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario