viernes, 15 de julio de 2016

La noche otra vez

Y en esta noche insólita
de peces mudos
viajé en el silencio
de los barcos dormidos
con las voces del misterio
que rodean estas calles
tímidas de luces
agotadas de calor
latentes en respiraciones
del pasado .

Todo se derrumba
en esta natural tranquilidad
de los besos que echaron
raíces en el pasado eternas
en el presente gargantas gastadas,
en la agonía de aves
en el sufrimiento
de  toda utopía.

Una vez más le escribo a la noche
que todos los días se asoma
como promesa, como recuerdo
efímero con botas y abrigo,
elegancia pura en la bohemia,
todos los días nos mira con
realidades de distintos rostros
sus estrellas son las excusas
para nuestros ojos

No hay comentarios:

Publicar un comentario