Banca

Voy a insinuar inviernos donde no los hay
desde una banca de pensamientos húmedos
lejana, de la juventud hasta mi alma
pero tan próxima hacia ti, como un hecho.

Mientras la ciudad va pasando con voz de gozo
en un día sin nombre ni edad, solo manchas
de segundos que evaporan penas de los dioses
olvidados en mis olimpos.

La gente va cayendo como vertiendo apurada
en su caminar por Manuel Rodriguez que está
invertido en el tiempo, en el amor y en el gran
espacio con rasgos de eternidad enferma,                 [acá]
al lado mío en un banca

Comentarios