Una hoja en mi espalda

En la mañana de los verbos dormidos Existen roces entre cortados de cemento Alguien me viene persiguiendo Con temor y viento Se recruje su palpitar en este invento de día
en esta sospecha de mes Mi cuello danza con sus pausas Hay una complicidad
hay otro mundo a mis espaldas
todos duermen cuando volteo Me quedo mudo de corazón
en los segundos más apurados del año Dejo todo en las manos del azar Pienso en un cercano encuentro Volteo por última vez, desinteresado en las nubes No veo las sospechas escondidas Solo Veo una hoja asomada a la muerte,
quieta en la agonía Suplicando en el viento rumbos de veredas
en todo este lapso sonaron truenos
llantos de árboles muertos Migajas de tiempos perdidos Alguien arrancó esa hoja
la arrojó al suelo sin cautela
sin darse cuenta los corazones
inscritos en ella
esa es mi sopecha
la más cruda de todas

Comentarios