Dormitorio matrimonial

La noche se fracturo en tres
una, por mis pensamientos
dos, por nostalgias
tres, por mis penas

mi cuerpo se lanzo
al abismo de una cama
muerta sin rostro

mis ojos inquietos
buscaron exteriores
ahí supe que mi noche
estaba fragmentada
en tres rectángulos
verticales de espanto

las estrellas en cantidades
tímidas pestañeaban
lejanas frente a mis ojos
palpitaban esta fractura
de una noche cualquiera
encerrada en un dormitorio

mi cuerpo cayó en el verso
melancólico de finales
que nunca serán

las ventanas nos esperan
para que miremos-sintamos
los versos que se alejan
y los que están ahí
quietos y encerrados
en una proporción quieta


Comentarios