domingo, 3 de abril de 2016

hoy divido por dos es igual a cero

Trate de encontrar alguna anécdota
extraviada en este día sin voz
y no encontré ni las cenizas
de importancia alguna
es como si mis sentimientos
estuvieran en suspenso
sordos esperando el grito del día
pero la monotonía se alza como espada
y atraviesa sin piedad, separando el hoy,
quedando la tarde y la noche juntas
esperando la muerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario