domingo, 2 de agosto de 2015

detenerse

A veces la vida se cansa de caminar
y se detiene cuando piensas que no estarás
en todos su capítulos, entonces pestañeas poco,
respiras distinto y mantienes un punto fijo de visión.

Después de pasar esos minutos disfrazados de años,
te acuerdas de las personas que te hacen feliz y de los
sentimientos que día día escribimos teniendo en cuenta
que la tinta tiene su tope, hay que seguir escribiendo
hay que seguir haciéndolo..                               [vacío/pausa]
aunque habitemos en todos los ángulos del ahora suelo
del mas tarde cielo, no se me ocurren mas dimensiones.

Somos pólvora gastada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario