va y viene

como conejos que se esconden es sus cuevas
va caminando este amor que vivo,
se acerca al horizonte y a pesar de eso sigo.
los días parecen iguales  dentro de caricias nuevas
el enojo es el soplo que apaga nuestras velas
se apaga con ello el  casi eterno atardecer
pero el mismo viento lo vuelve a encender
uniendo nuestras almas enamoradas
donde la rabia se hace nada
y todo vuelve a suceder




Comentarios