muer té

Nuevamente descubrí que no tengo ni las mas remotas ganas de morir
prefiero pensar en que seguiré caminando no se donde,
es que encuentro insólito estar aquí respirando tanto 
para luego no hacerlo, ser uno con los gusanos,

tengo un pánico efímero, viene y va como las moscas
que entran el living de mi casa.

constantemente me escapo de mis frustraciones
que me persiguen a bandadas, como gaviotas
cuando hay olor pescado por acá en Talcahuano.

Todavía no entiendo si avanzamos para morir
o es al revés, igual me da pena la situación,
pero es como esa pena que hace falta.



Pd: llevo 4 tazas de té de jengibre en mi escasa vida.

Comentarios