Lo siempre de mismo

La sorpresa ya no se esconde
las ganas ya no existen
 las deje no se donde
por ahí en un casi,
por ahí en el intento
por ahí en las dudas
pero bien adentro,
pero del pesimismo,
soy alegre a ratos
pero es solo
falso optimismo,
mi caminar es el mismo,
las mismas rutas,
las mismas camas
mañanas tras mañanas
frío en los pies
entusiasmo al revés
sueños miles de millones
pero de cansancio
no de proyecciones
ni anhelos, muchos desvelos
para falsas recompensas
neblinas mentales densas
de esas que encuentras
cuando la sorpresa ya no se esconde
y las ganas ya no existen.





Comentarios