lunes, 3 de febrero de 2014

Tierra de Chilhues

De lunas y soles eternos,
de variaciones y porciones
en fragmentos, magia inmersa
en el mar, corazones antiguos
y toneladas en altar,
 cruces volando sobre colores,
comidas excitando con sabores,
 habitantes con personalidad de invierno
recibiendo a visitas curiosas de verano.
 Lluvias tímidas sin frío visten al mar
 y no al río, paisajes melancólicos y
 muchos secretos en forma de mito,
 cada isla con su rito y aquí en castro palafitos
 que sirven de cobijo para los gatitos
que me hablan sobre el hambre que sienten
 en versos de maullidos.
 ¿En mi alma?, asombro y gozo,
 ¿En mi corazón? salmón en trozos
. Troncos besando el mar y
perforando la tierra, la costa llena de vidrios
 y maderas, excremento de familias enteras,
 cielos grises, azulados y con aves
 adornados tuninas asomándose con sorpresa,
mas bien buscando alguna presa
que es el mismo sabor
que mi estomago aún procesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario