viernes, 17 de febrero de 2012

Clamor

En el penumbra misma me encuentro,
exiliado de la realidad  hacia una pesadilla incierta,
arrastro temores del pasado radicados en el presente,
me camuflo con botes de basura y con el orgullo
que en exceso tengo,me acompaña el frío y
la soledad postula a una bacante en mí.

 El suelo gris me soporta y un perro aúlla,
 la gente pasa indiferente ante tal espectro,
los monumentales edificios me miran como 
burlándose de mi y de mis harapos.

Mientras camino se oyen pasos, 
son los recuerdos que me persiguen,
multitudes de remordimientos me gritan,
cada vez me siento más diminuto
en esta ciudad establecida en los lugares
mas recónditos de mi mente en donde 
el caballero sol no existe
y la dama noche es eterna 
y me mira con ojos de lamento,

Me siento un extranjero en la propia
 dimensión que he creado
me desespero, 
grito pero nadie me escucha, 
necesito un abrazo
solo tengo el consuelo del viento
 que me envuelve y me tranquiliza,
sé que existe una luz 
en algún rincón de este calvario,
sé que esta ahí quieta y silenciosa
 con honores de divinidad inmensa,
 recorro las mas diversas calles buscándola
¿¡Oh luz donde te perdí!?
tengo sed de sentirte, hambre de verte,
clamo por tu presencia en mis intestinos y alma
te sigo buscando como un hijo desesperado,
no encuentro nada ,no te encuentro,
lo mejor será buscar por mares de anhelos
o por ríos de ilusiones,
 lo mejor será no seguir durmiendo
lo mejor será abrir los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario