Oda al balón pie

Es un latir
en cada juego,
son ansias
inmensas
en los pies,
ver girando
en el aire
en el suelo
la esférica
que nos mira
con ojos de
furia y gozo,
rueda rueda
y rueda sin parar
hasta que un rayo
la detenga en invierno,
en donde la ovación
es del viento
y la lluvia nos besa
el cuerpo.
sudor, sangre,
amagues mágicos
que agrandan
al más diminuto jugador,
tiros como misiles,
pases como salvavidas,
lo único que me separa
de ti es la fractura de mal.
pasión de multitudes,
disgusto de algunos pocos,
solo sé que aíslas mis penas
mas profundas y me cambias
la dimensión de lo actual.
Hasta la tumba con la esférica.

Comentarios