sábado, 14 de mayo de 2011

Temporales de dolor

Se te perdió la preocupación
se te perdió mientras regalabas sonrisas,
ahora mi cabeza es la que sufre,
sufre un inmenso temporal de dolor,
extraño tanto cuando sonreían nuestros ojos
también extraño esas palabras incansables de ternura.
Ahora debo buscar mi dignidad que se me escapo,
se cansó, se fugo por tantas noches de errores
que caían en forma de gotas y que el viento las soplaba,
Para instalarlas en mi cara, el adiós momentáneo e indiferente
en días de lluvias es como una puñalada de un sable oriental,
he de esperar que salga el sol.